La transformación digital de la radio

0
3

“La transformación de la radio” es un libro de Tirant lo Blanch, que firman 35 autores de 17 universidades españolas y 12 entidades del sector, que muestran las líneas claras del medio de comunicación universal que se resiste a desaparecer y que se amolda a las nuevas generaciones.

El audio, como componente absoluto de este medio, es en este siglo XXI un valor en alza. Consumido por todas las generaciones y buscado en cada instante del día por no monopolizar la atención. Han cambiado los canales y los dispositivos de consumo en un momento en el que el medio debe saber leer el nuevo contexto. De forma aglutinadora y no excluyente, la radio es hoy un medio más allá de los canales o de los formatos, es el medio del audio por excelencia y, obligadamente, del audio digital.

En estos parámetros se quiere mover este trabajo, donde caben todos los canales y todos los formatos porque todos sumarán al producto final más fortalecido que nunca. Ahora bien, debemos proponer y agitar un debate sobre cómo debe evolucionar la radio: ¿Qué condicionantes tiene su programación? ¿Cómo se comercializa y sobre todo cómo se va a comercializar? ¿Cómo es la nueva narrativa periodística? ¿Cómo se ve la ficción? ¿Cómo deben evolucionar las métricas? ¿Cómo es la gestión de la radio bajo demanda? ¿Cómo vamos a producir para esta nueva Radio para que sea rentable?

El libro incluye un prólogo de Iñaki Gabilondo: «Hay que valorar los avances tecnológicos con perspectiva y recordar que el protagonista de la radio es el oyente, a cuyas necesidades debe dar constante respuesta». Iñaki Gabilondo advierte que la esencia del medio no cambia en era digital. Con un esclarecedor prólogo del periodista —“La vida, el reto de la radio”—, este libro trata de responder a éstas y otras interrogantes de un medio que vive un momento de cambio, crítico y apasionante.

La internet ha propiciado un hábito de escucha que privilegia las demandas de los oyentes sobre los criterios de creación del medio.

-Quien más arriesgue ahora, mejor preparado estará para afrontar con solvencia el nuevo escenario: nunca hasta las puertas del siglo XXI la radio había tenido más oportunidades y más facilidades para producir y difundir contenidos sonoros. La llegada de Internet ha democratizado la radio, las barreras de acceso a ella se han demolido: hoy en día cualquiera provisto de su móvil y una app que facilite la producción de podcasts puede grabar un audio y distribuirlo de manera gratuita a través de cualquier plataforma de audio o de video.

Esta facilidad para producir y distribuir contenidos sonoros constituye una amenaza para la industria radiofónica tradicional, que había detentado hasta hoy la exclusividad en este campo. Sin embargo, los profesionales de estas empresas son profundos conocedores de los procesos y exigencias del diseño, concepción y producción del lenguaje sonoro, y por ello acreditan ventajas competitivas y estructurales ante quienes emprendan la aventura radiofónica en solitario.

-No habrá futuro para la radio si no hay renovación generacional de la audiencia: sus oyentes más numerosos todavía son más analógicos que digitales. Por eso constituye un auténtico reto rejuvenecer las audiencias, desplegar una estrategia eficaz a base de radio en los colegios como herramienta pedagógica de primer orden; al tiempo, se impone la producción de contenidos para niños y jóvenes que les ilusionen, neutralicen su rechazo al medio y les generen un hábito de escucha.

-A la vista del nuevo escenario, la radio tal vez pierda su apellido y se integre en el nuevo concepto de audio digital conviviendo con otras fórmulas de consumo como el podcast o los audiolibros. No hay por qué alarmarse ni mantener un purismo exacerbado en torno a la defensa de las raíces de un medio que, en sus nuevas coordenadas, seguirá utilizando la palabra para conquistar oídos, allá donde se encuentren.

La irrupción de nuevas interfaces de difusión vuelve a colocar al audio en el centro de los procesos de comunicación, ahora como nuevo estándar de interrelación de los usuarios con los contenidos digitales. La radio afronta la gran oportunidad de situarse como medio natural, sobre todo a través de la voz, y revitalizar la cultura del audio con nuevas fórmulas adaptadas al entorno digital.

-Finalmente, la medición y gestión del impacto social de los contenidos de audio digital en los públicos, que han dejado de ser receptores pasivos para situarse en el centro de los procesos de comunicación, será imprescindible para caminar de manera firme hacia ese horizonte de las ondas digitales que se ha descrito en este volumen. Un horizonte que se muestra variado y coral, donde suena de fondo una compartida pasión por la radio y por el audio.

Publicado por Gorka Zumeta